miércoles, mayo 23, 2007

Alcohólica Frustrada

Este blog cada día está peor. ¿Por qué no linchamos a la administradora? Cualquiera que quiera, avise nomás, sé que mañana la administradora estará en el aula 40 de la Facu de Sociales hasta las 11.00am, y, a las 11.30, va al auditorio del tercer piso hasta la 1pm. De ahí, se va a su casa. Vive en Los Olivos... ¿dirección? Mmmm, bueno, vive en la urbanización El Trébol - IV Etapa, cerca del correo Serpost. Pero avisen pe', para reunirnos por ahí y sacarle la mierda.

Jajaja. Dios cristiano en quien no creo, cada día estoy más loca. No puedo controlar a las tres personas que viven en mí. Algún día las conoceran. Puta...hablo como loca. Falta que me quieran meter al Larco Herrera.

______
Well, ahora pasemos a lo que quería decir: ALCOHÓLICA FRUSTRADA. Eso soy.
Amo, adoro embriagarme (a pesar de mi temor a vomitar), pero no me importa. Me gusta tomar!!! Pisco, ron, whisky, tequila, vodka, cerveza, hasta chicha de jora cuando estoy en ferias artesanales :) Y no me contengo. O sea, veo algo de licor y ya, en un abrir y cerrar de ojos (como dicen), me pongo a tomar. ¿Dipsómana?

Dipsomanía
Psiquiatría) Impulso morboso por las bebidas alcohólicas.
Formantes: dípsa (gr.) [sed] + man- (gr.) [locura] + -ia (gr.)
Neologismo s. XIX. 1844

Y según WIKIPEDIA, the free encyclopedia:
A dipsomaniac is a person with an uncontrollable craving for alcohol, especially alcoholic liquors. It differs from alcoholism in that it is an uncontrollable periodic lust for alcohol, with, in the interim, no desire for alcoholic beverages. "Dipsomania" is usually thought of as a dated term.

OK. Hasta ahí explico lo de "Alcohólica". Pero ¿por qué "frustrada"?
Porque no puedo tomar alcohol, porque lo tengo prohibido médicamente debido a mi mierda-gastritis emocional. Sin embargo, yo bien imbécil, tomo alcohol a pesar de que sé que no debo. Por eso me pasé casi dos semanas sin comer y queriendo vomitar todo lo que comía (estaba pensando que si algún día me viera como una anoréxica, me suicidaría porque las anoréxicas me dan asco, me provocan naúseas y yo no quisiera verme como esas mierdéxicas que tienen el cerebro jodido). En fin. Por eso mi hábito alcóholico se ve frustrado por mi "enfermedad" y eso me hace sentir mal. Bueno, me consuelan las drogas, pero igual sé que me joden el cerebro, el hígado, los riñones y todas esos órganos vomitivos que tenemos dentro.

Así que sólo me queda llorar por no poder embrigarme :'(
Bueno, eso lleva a otra pregunta: ¿Por qué tomo (alcohol, obviamente)? Porque me gusta esa sensación que me produce, porque me gusta!!!
Ya dije.

3 comentarios:

Jihad dijo...

JAjaja. Eres bien franca.
Por mi parte te confieso que soy un tanto supersticioso con toda sustancia que es capaz de estimular o alterar mi ánimo y mis sentidos. Me gusta emborracharme o fumar a solas, sin la compañía de nadie, en frente de mi computadora o con audífonos cubriendo mis orejas. Quiero creer que esos momentos de hipersensibilidad son similares a los que experimentaban los antiguos sacerdotes de todas las culturas que han y siguen existiendo en nuestro planeta (similar al de los chamanes norteamericanos fumando marihuana en pipas, similar al de las sacerdotisas griegas intoxicándose con el humo de las semillas de Beleño, o igual a los momentos en que nuestros abuelos bebían la Ayahuasca para recibir sus profecías…) En fin, son lapsos únicos que no comparto con nadie; mucho menos con la compañía vulgar de gente que sólo quiere hablar sobre fútbol, sexo, política o cualquier otro tema apasionante para la chusma.
Embriágate, drógate, estimúlate como te de la gana. Sólo has de cada una de esas experiencias algo inolvidable (personal y espiritualmente).
Que la Fuerza, que la gran vibración del cosmos te acompañe hermana….

El Frankie dijo...

jaja qe valiente para dar dirección y todo eh? suave que te cae toda la mancha que no es tu fan y de ahi qien te saca.

Fix dijo...

Hay buen alcohol, ese que que entorpece cada celula de tu cuerpo a medida que avanzan los segundos. Un buen compañero para darle una paliza al aburrimiento, eso si compañero solo a ratos, un amigo lejano que visita de vez en cuando. Yo brindo porque sus visitas no se hagan habituales y monotonas, sino que sean una grata sorpresa.