martes, abril 03, 2007

My Personal Things (just 4 ppl dat lov me)

Inauguro una sección de mi hermoso blog que, como bien dice, sólo para la gente que me quiere (que, por cierto, no son muchos).

Día de MIÉRcoles.
Escuché en el carro a un niño que dijo "¡Agua sucia!" al ver nuestro hermoso río Rímac. Claro, el río Rímac es sólo un montón de agua sucia y basura. Se da muchas "soluciones" para mantenerlo un poco más limpio, pero no sirve de nada.

Me atreví a andar en unos pantalones cortos, polo y slaps en San Miguel a las 7pm. Muchos se atreven también, pero es que soy muy friolenta. Además, aquí, en Los Olivos, el clima es más cálido. ¿Por qué? No sé.
Caminé desde la Av. Escardó hasta Metro, y el viento estuvo a punto de llevarme volando junto con los boletos de los micros. ¿Me quise matar o qué mierda?
En el paradero frente a Hiraoka vi a la chica con quien había viajado por media hora en el Translima, la que estudiaba en cierto colegio AJV, o algo así; la que tenía un ipod y un celular Alcatel; la que bajó en San Germán, en el paradero "Botica"(?) o era Farmacia (?) o una mierda así. Bueno, la misma. Y estaba con un tipo cara de huaco. Qué feos gustos. Será como dice mi padre que los hombres son como los osos, mientras más feos, más hermosos.
Bueno, y caminando, sentí mi fobia a espacios abiertos (también tengo acrofobia, por eso que cada vez que cruzo un puente, tengo que hacerlo con los ojos cerrados o abrazándome a alguien... caminando rápido hasta llegar al otro extremo).
Regresé a mi bello distrito (¿por qué todo es hermoso para mí? La verdad, estoy siendo sarcástica), el cobrador de la combi me miró raro y yo sólo pensé: "Otro mierda". Sí, era otro mierda porque cuando bajé, me dijo: "Baja, cuidate, hasta luego". No hice nada. ¿Qué mierda puedo hacer? Nada. Quise cruzar la pista, pero venía un taxi que iba lento, y me quedé a esperar unos segundos hasta que pasara. Cuando pasó, grosera yo, "Apúrate pues, mierda". Crucé. Y me choqué con un viejo y, otra vez yo, "Puta madre, ¿por qué mierda te pones ahí?". Es que el viejo de mierda me empujó y su brazote me cayó en cierta parte del cuerpo.
Ahora, estoy aquí, preguntándome por qué digo tanta grosería.

Ah, me olvidaba: Chilena, ya sabes lo que siento por ti.

5 comentarios:

kyaku dijo...

Weeee si se =D

Aaa tengo malas noticias =(
Me saque otra mala nota si
te enojaras con mi=(
pero ia aprendi
sera no?

Te amo,

te cuidas eh?
nose vemos =D

Fausto dijo...

No eres la única en sentir frío... es una joda la facultad de Derecho, parece un frigorífico, y cuando sales, hay un sol de infierno...
No te preocupe, no hay miedo que no se pueda superar...
Y vamos, además de contaminado, el Rio Rímac es el fiel retrato de Lima: sucio, caótico e (valga la redundancia) impredecible (unas veces seco y otras echo una furia, no sé si te das cuenta)...
Otra vez te tocaron? Esto me está sacando de quicio, te juro que le sacaré la c0nch3sum4dr3 al HDP ese!
Ay de mi ciudad cada día más jodida... pero no puedo escapar todavía!

Lizette dijo...

Siii, he estado en la facultad de derecho y es una mierda fríaaa... y eso q estuve en verano... imáginate la refrigeradora q debe ser en invierno

Raulín Raulón... dijo...

jajajajaja... felizmente no te topaste con ese anciano en la combi. Que molestos pueden ser cuando se suben. Adios!

Fausto dijo...

Y que hacías ahi? O sea, curiosidad entiendes?